RESPALDO SILLA

Nuestros antepasados, aquellos que comenzaron a andar erguidos y que tenían que cazar para alimentarse y sobrevivir frente a depredadores, no se imaginaban a sí mismos pasando 12 horas al día sentados frente al ordenador.

TU ESPALDA EN LA SILLA

El ordenador, el trabajo de oficina, en el colegio, el sillón, los asientos del coche… Haz un cálculo de cuántas horas has ido cediendo desde que eras un niño a las actividades que implicaban correr, andar o simplemente estar de pie en favor de sentarte o tumbarte. ¡Qué montón! Seguramente hasta hayas tenido dolores de espalda. Tu cuerpo no puede decírtelo más claro: no le gusta estar sentado.

Y es que los seres humanos no estamos diseñados para las sillas, ni siquiera para los sofás de relax. Lo dice el doctor Dennis Colonello, el inventor de una silla que puede cambiar tu vida y tu espalda:

Obviamente, cuando empleamos tantas horas de nuestro día sentados, lo normal es no sentarse erguido, como nos enseñaron de pequeños. ¿Sabías que tu espalda y tus pompas deberían estar alineados y paralelos a la forma de la silla? Puede que sí, pero la realidad es que no lo hacemos.