¿CÓMO MANEJAR EL ESTRÉS EN EL TRABAJO?

La palabra ‘estrés’ en estos días es tan usual que casi pierde su significado real.  ¿Cuántas veces has escuchado a alguien decir que está estresado en las últimas 24 horas?

Sin embargo , el estrés no es para tomarse a la ligera, cuando se agrava,  con el tiempo afecta el bienestar así como la salud física y mental.

De igual manera se considera que un poco de estrés es una cantidad saludable, lo suficiente como para “presionar” o incentivar a que se haga algo, para dejar de postergar una tarea en particular que se ha estado posponiendo. Eso está bien, pero solo puede ser un motivador hasta cierto punto, cuando todo comienza a sentirse con  demasiada presión, plazos, tareas en acumulación, no hay nada motivador allí, de hecho, es completamente desmotivante.

Si dedicas una buena cantidad de tiempo y esfuerzo para reducir tus niveles de estrés, notarás que tu vida es más feliz, más saludable, más brillante y más productiva.

¿Qué es estrés?

Puede haber diferentes definiciones, pero se puede englobar como  una reacción a la presión o las demandas y puede clasificarse como una condición de salud mental pero también física. Cuando se está estresado, el cuerpo realmente tiene una reacción a esa condición.

Muchos empleados no quieren admitir que se sienten presionados o estresados, porque creen que su jefe los verá débiles o que no pueden con las tareas que se les asignan.  Sin embargo cada jefe tiene el deber de cuidar a su personal para no imponerles exigencias irrazonables o presurizadas.

Técnicas útiles para el manejo del estrés

Hay cosas que pueden ayudar a reducir el estrés :

1.- Llevar una dieta con alimentos saludables, ayudará a que tu mente esté más atenta y con más energía.

2.- Una vida social puede tener grandes beneficios,  la razón de esto es que al tomarse un tiempo fuera del trabajo obtenemos un descanso que nos da un respiro, todo tiende a ser mucho más claro y cae en perspectiva mucho más fácilmente.

3.- Cuando hacemos ejercicio, nuestros cuerpos liberan  hormonas que luchan internamente con el cortisol que está circulando alrededor de su cuerpo. Por supuesto, el ejercicio también estimula el estado de ánimo.

4.- Platicar sobre las dificultades del trabajo es una buena manera de clarificar el tema en cuestión, o tal vez  podría ayudarte a ver que podrías estar exagerando. Elige a alguien en quien confíes, te sentirás mejor después.

5.- Respeta tus horarios de trabajo y de vida personal. Es importante lograr el equilibrio entre la vida laboral y familiar.

6.-  Toma vacaciones, están ahí por una razón.  Busca momentos para pasar tiempo contigo y con tus seres queridos, pasa un rato agradable y despeja tu mente. Las vacaciones no son un beneficio, son una necesidad.

7.- A lo largo de su día, toma  descansos. Puedes alejarte de tu  escritorio de oficina y dirigirte  tal vez a un área de descanso designada, te dará tiempo para respirar, al mismo tiempo podrás intercambiar ideas o bromas con el resto de tus compañeros.

La mayoría de las veces la presión laboral no proviene de un exceso de trabajo, sino de una mala administración del mismo. Procura organizar tu trabajo de tal manera que puedas resolver todo a tiempo pero sin presionarte demasiado, y en tu agenda no olvides hacer espacio para ti mismo y las actividades que más te motivan a seguir adelante.